Una reforma que no alumbra el futuro