El Consejo de la CNE ha aprobado el “Informe de supervisión de la CNE sobre la verificación del efectivo consentimiento del consumidor en el cambio de suministrador”

En él se analiza una muestra aleatoria del total de número de cambios de suministrador realizados en el año 2010 en los sectores del gas natural y electricidad. Se ha encontrado que el 3,1% de cambios no acreditan suficientemente el consentimiento efectivo por parte del consumidor. Estos porcentajes, extrapolados al total de la población de cambios realizados durante el año 2010, implicaban que prácticamente 82.000 cambios de suministrador en el conjunto de ambos sectores, pudiendo ser un número relevante potenciales cambios sin consentimiento.

 A este respecto se han detectado dos tipos de casuísticas de insuficiente acreditación del consentimiento:

 1. Situaciones en las que la documentación aportada por los comercializadores para acreditar el consentimiento expreso del consumidor no es suficiente para acreditar la voluntad inequívoca, como consecuencia de la falta de algún dato o documentación concreta. Este problema de debe, en parte, a la falta de concreción de la normativa sectorial respecto a la documentación necesaria para la acreditación, resultando afectados un número significativo de cambios (1% de la muestra analizada que, extrapolando datos, supondría más de 38.000 cambios).

 2. Situaciones en las que la documentación aportada por los comercializadores para acreditar el consentimiento expreso del consumidor es manifiestamente insuficiente o inexistente, incluyendo casos realizados sin consentimiento y reconocidos por algún comercializador. Estos casos ponen de manifiesto un problema interno de gestión de la documentación por parte de las comercializadoras y de sus fuerzas de venta, sin poder descartar que parte de estos cambios puedan haber sido realizados sin el consentimiento del consumidor. Esta gestión es necesariamente mejorable ya que, a pesar de constituir un porcentaje relativamente reducido sobre las muestras (1,7% en electricidad y 1,3% en gas), si se extrapola la proporción de estas situaciones sobre la población podría resultar en más de 44.000 cambios que han sido incorrectamente archivados, o bien se han realizado con documentación muy insuficiente,.

 El informe de la CNE propone que se desarrollen regulatoriamente los procedimientos de cambio de suministrador; que se revisen y se aclaren las obligaciones de los comercializadores (entre ellas la responsabilidad y consecuencias para el comercializador en caso de cambio de suministrador sin consentimiento,), y los derechos de los consumidores. Además, es preciso que se desarrollen normativas al respecto que determinen explícitamente cómo se acredita el consentimiento expreso por parte del consumidor.

 http://www.cne.es/cne/doc/publicaciones/cne75_13.pdf